Páginas vistas en total

jueves, 27 de febrero de 2014

BERENJENAS RELLENAS DE CARNE

Hoy, una receta que puede utilizarse como plato único o para acompañar, según el hambre que tengas.

Aunque leas que el tiempo de preparación es el que es, no te engañes; una importante cantidad del mismo no es necesario que estés al pie del cañón.

¡Vamos a por ella!

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

- 2 berenjenas grandes
- ¼ kg. de carne de aguja de ternera picada
- Orégano o finas hierbas
- 200 gr. de tomate frito triturado
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Queso rallado en hilo

PARA LA BECHAMEL:

- 600 ml. de leche
- 60 gr. de harina de trigo
- Una cucharadita de mantequilla
- Una cucharada sopera de aceite de oliva
- Sal
- Una pizca de pimienta negra molida
- Una pizca de nuez moscada molida




PREPARACIÓN
(tiempo total 105 minutos):

Lavar las berenjenas, eliminar su pezón y cortarlas longitudinalmente, sin pelar. Con la ayuda de un cuchillo, hacemos unos cortes en su pulpa para facilitar su asado. Sazonamos, pintamos con aceite y un pincel de cocina, y al horno en una bandeja: 200º con calor arriba y abajo.
Mientras se asan, vamos a preparar el relleno, que tenemos tiempo de sobra.
Sazonamos la carne picada, le añadimos un toque de orégano o finas hierbas y la freímos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva. Si en el proceso la carne expulsase agua, retirar esta con una cuchara. Añadir el tomate frito triturado (natural o ya envasado) y remover. La cantidad de tomate que se necesita no es mucha; solo dependerá del grado de jugosa que queramos que quede la carne, ni una gota más, pues un exceso de este convertirá el relleno de las berenjenas en otra cosa que hoy no toca.
Reservar.

Y como seguimos disponiendo de tiempo, pues las berenjenas tardarán en asarse una hora y media más o menos, nos liamos con la bechamel.
Preparar una buena bechamel le resulta complicado a mucha gente, como ocurre con la mayonesa. Pero yo creo que es algo francamente fácil. A ver si soy capaz de transmitir esta sencillez.
Tanto si disponemos de un robot de cocina de los que calientan como si lo hacemos en una sartén, ponemos todos los ingredientes juntos y calentamos.
En el caso del robot podemos programar una temperatura de 90º aproximadamente. Si es sartén, al fuego y controlando.
Si estamos haciendo la bechamel a mano, es muy importante no dejar de mover (el robot lo hace de manera automática) con el objetivo de evitar los indeseables grumos que la harina suele provocar. Tardaremos 10 minutos más o menos en terminarla. Y si nos ha quedado algún grumo, incluso aunque nos parezca que no (siempre que estemos haciéndola a mano), es recomendable pasarlo por la batidora al finalizar para unificar la masa.
Probarla y rectificar de sal si es necesario.
Vertemos la mitad de la bechamel sobre la carne reservada y removemos, asegurándonos de mezclarlo todo bien. La otra mitad la guardaremos para cubrir las berenjenas.



Volvamos a ellas. Si ha pasado la hora y media de horno, seguramente ya estarán asadas. De todas formas, pínchalas con un tenedor, y si están blanditas es que están listas.
Por cierto, es mejor ir revisándolas así en vez de fiarse solo del tiempo del horno, pues cada electrodoméstico puede emitir una cantidad de calor diferente.


Una vez asadas, sacamos la bandeja del horno y colocamos la mezcla de carne y bechamel sobre cada media berenjena con generosidad, hasta gastarla.
Entonces cubrimos las mismas con la bechamel que teníamos reservada y que hemos mantenido caliente para facilitar su uso.
Espolvoreamos abundantemente el queso rallado sobre las berenjenas e introducimos de nuevo la bandeja al horno (que no habremos apagado) 5 minutos.
Pasado este tiempo, colocaremos el mando del horno en posición de gratinar (calor solo arriba) y, MUY IMPORTANTE: vigilamos el tostado del queso. Si nos descuidamos, prepararemos las famosas berenjenas congoleñas, pues el queso se tuesta en cuanto decides lavar un par de los cacharros que has ensuciado al preparar esta receta, convencido de la tontería que todos creemos: que nos da tiempo.


Retirar en cuanto tengan el color que nos guste y servir.

Berenjenas rellenas de carne

Si ideas una guarnición para acompañarlas, te chuparás los dedos. ¿Sugerencias? Una ensalada o las insustituibles patatas fritas al gusto.


Un saludo a tod@s y hasta la próxima.

4 comentarios:

  1. Excelente y sabrosísima receta, Eduardo Perellón ^_^ Ensaladita para acompañar pues de lo contrario ya seria un exceso, je, je, je...
    Felicidades por tu blog, es muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Aurea Vicenta. La ensaladita, lo más. Muchas gracias. Un beso.

      Eliminar
  2. Buena receta! me encantan las berenjenas rellenas, yo las hago sin besamel y la carne de la berenjena la pocho en sartén con cebolla. Diferentes maneras, es lo bueno de la cocina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante, Nowelia World. Deben salirte buenísimas. Muchas gracias por compartir tu truco. Un saludo.

      Eliminar